Marcas blancas y marcas de distribuidor, ¿quién las fabrica?

Durante los últimos años, los precios de los productos se han ido incrementando. Como consecuencia de ello, los consumidores sufrimos cada vez más dificultades a la hora de realizar nuestras compras, razón por la que buscamos otras alternativas con el fin de reducir gastos y, a ser posible, mantener la calidad de lo adquirido. Una de estas alternativas consiste en la adquisición de las marcas blancas y las marcas de distribuidor.

Sería conveniente aquí hacer un pequeño inciso, puesto que llevamos mucho tiempo escuchando la denominación, incorrecta por otra parte, de marca blanca para referirse a los artículos etiquetados por los distribuidores.
Las marcas de distribuidor son las que han sido fabricadas por un determinado industrial y son ofrecidas al consumidor bajo el nombre o marca de la empresa distribuidora y no con el de la compañía que realmente los ha elaborado.
Las marcas blancas no tienen etiquetas (salvo las estrictamente legales), sus envases no merecen especial mención, no suelen llevar fotos, sugerencias de presentación, ni nada realmente destacable ni diferenciable de otras marcas blancas.

Hoy en día resulta muy complicado encontrar marcas blancas, puesto que bien el diseño de los envases o su decoración, nos hace distinguirlas unas de otras. Por eso a las marcas “pulgar” de Alcampo o la marca “nº1” de Carrefour, no podemos considerarlas marcas blancas. El uso correcto de este término queda supeditado a contados productos, como pudiera ser la fruta.

¿Y quién las fabrica estas marcas?

En ocasiones, al fabricante o al propio distribuidor, no les interesa que los consumidores tengamos claro quién es el fabricante del producto. Al primero, por ejemplo, para poder vender su propia marca y que no desviemos nuestas compras a la marca del distribuidor también fabricada por él; y al segundo podemos poner como ejemplo que una marca de no muy buena reputación sea la que le está fabricando su marca.

Para ello, recurren a colocar únicamente el CIF del fabricante o el registro sanitario cuando hablamos de productos alimenticios. En el primero de los casos, podemos averiguar fácilmente quién es el verdadero fabricante introduciendo el CIF directamente en Google, o a través de cualquier sitio web con información sobre empresas (einforma, informa, axesor…). En el segundo de los casos, cuando únicamente tenemos el registro sanitario, suele resultar más interesante acudir a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición; desde su web, podemos acceder al buscador avanzado donde nos aparecerán los datos del fabricante.

Pasta tricolor marca de distribuidor

Como ejemplos, la pasta marca Carrefour, pasta en forma de espiral tricolor, era fabricada por el R.S.I.: 20.108/Z, correspondiente a Pastas Alimenticias Romero y ahora es fabricada por el RGSEAA 20.00068/B o RGSEEA 20.0000061/CO, ambos registros propiedad de Productos Alimenticios Gallo, como podemos comprobar en la web del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

 

 

Share